Este mismo blog, Ciudadano 2.0, es un ejemplo perfecto: lo fundé en el año 2011 como un mero hobby, un sitio de divulgación sobre temas que me gustaban, con alguna perspectiva también de generar ingresos vía publicidad, pero sin esperar mucho más que una modesta ayudita extra al mes.

5 años después de fundarlo (en el 2016), el blog había evolucionado de tal manera que se había convertido (junto con otras webs que siguieron después) en una empresa familiar de las que somos propietarios mi mujer Raquel y yo: Wenova Online, S.L.

¿Para qué sirve un blog, para qué se hace y qué lo caracteriza?

¿He captado tu interés con este ejemplo? Pues hablemos ahora de los aspectos que hacen de un blog un blog, para qué sirve y cómo se puede llevar a un punto como el de nuestro caso.

¿Qué diferencia hay entre un blog y una página web?

Mucha gente se pregunta qué diferencia hay entre un blog y una página web.

Pues bien, lo que debes tener claro es que un blog no es algo diferente como tal, es una página web más, pero con algunas características específicas, funcionalidades que son las que hacen de ella un blog propiamente dicho.

Estas funcionalidades vienen implementadas en aplicaciones web o plataformas (software que se instala en un servidor web) y servicios en la nube como Blogger o WordPress que, gracias a ello, hacen de la creación de blog algo bastante sencillo y rápido.