Este mismo blog, Ciudadano 2.0, es un ejemplo perfecto: lo fundé en el año 2011 como un mero hobby, un sitio de divulgación sobre temas que me gustaban, con alguna perspectiva también de generar ingresos vía publicidad, pero sin esperar mucho más que una modesta...